CONFEDERACION COORDINADORA DE SINDICATOS DEL COMERCIO

DE LA UNION DE SINDICATOS DE GRANDES TIENDAS Y SUPERMERCADOS HACIA LA CENTRAL DEL RETAIL.

Santiago, Julio 2014.

PRESENTACIÓN.

La Confederación Coordinadora de Sindicatos del Comercio se fundó en 2008 y en sus estatutos determina su afiliación a la CUT. Años más tarde se enfrentó, junto a otras grandes organizaciones, a lo que se llamó el duopolio Martínez-Salinas. Así se catalogaba una forma de conducir la Central que adolecía de tres grandes problemas; i. poca transparencia en el manejo de los recursos, ii. Padrones electorales adulterados para favorecer grupos personales y políticos, y iii, escasa presencia en las luchas sociales. Por estas razones la Coordinadora se sumó al llamado a no participar en las últimas elecciones. El cambio en la conducción se vio como un dato positivo y finalmente la Confederación acordó retornar a la CUT. Sin embargo esto no se ha materializado, ahora por voluntad del grupo que dirige esa organización. Este antecedente más las actuaciones recientes de la dirección de la CUT en el proyecto de Ley sobre el multirut y la fijación del Ingreso Mínimo Legal han determinado que esta Confederación acuerde no insistir en el regreso a ese organismo y avanzar a la construcción de la Central del Retail.

Esta relevante decisión político-sindical no es contra la CUT, con la que se procurará tener el máximo de caminos comunes  para alcanzar en un día, ojalá no lejano, una sola organización que represente realmente a los trabajadores organizados. En esta coyuntura política se trata de darle una identidad autónoma y propia a los trabajadores del Retail y del Comercio. 

1. EL NACIMIENTO Y LOS PRINCIPIOS RECTORES.

A fines de 2007 varios sindicatos de grandes tiendas (Falabella, Ripley y Paris), organizaron la Coordinadora de Sindicatos del Comercio, para respaldar la negociación colectiva que siete organizaciones concretarían simultáneamente en diciembre de ese año. Se rompía así una antigua tradición en que cada sindicato negociaba por su cuenta y guardaba celosamente su propio instrumento colectivo para evitar que se lo copiaran. Esto era un hecho al interior de una misma marca, respecto de marcas distintas existía la misma rivalidad que pretendían tener sus dueños, no había cooperación alguna. En este cuadro fue necesario impulsar un cambio cultural significativo. A esa fecha, las Federaciones y Confederaciones no compartían estrategias de negociación ni por Holding y menos dirigidas a todo el gran comercio. El núcleo de sindicatos que da origen a la Coordinadora no sólo permite la publicación de sus instrumentos colectivos y sus comparativos sino que además se hace parte de un conjunto de principios de negociación que levantan con fuerza los intereses de los trabajadores, la opción por los Contratos Colectivos con la menor vigencia posible (en contra de los Convenios Colectivos de larga duración que suscribían los sindicatos pro-empresa) y por metodologías de participación real de las Asambleas (por oposición a las negociaciones entre directivas sindicales y ejecutivos sin consulta a las bases). Una característica que constituirá la columna vertebral de la Coordinadora será el impulso de los sindicatos por local. Sin importar su denominación legal (sindicato de empresa, interempresas o de establecimiento), lo que interesaba es que se desarrollen organizaciones por sitio de trabajo, de nuevo en oposición a otro modelo de sindicatos pro empresa; los sindicatos nacionales. En la experiencia de nuestros asesores y de los nuevos dirigentes de la Coordinadora era muy superior un esquema de trabajo en que los dirigentes sindicales estuvieran presentes en sus establecimientos, pudieran ser controlados por sus bases y eventualmente removidos de sus cargos, lo que en entidades mayores es muy difícil. Adicionalmente, sostener un sindicato nacional es muy costoso y la toma de decisiones se aleja de los mandantes (los socios). En los sindicatos nacionales el poder se controla por burocracias sindicales que se hacen eternas, mientras se renueva de manera permanente en los espacios locales, donde el reconcurso de los dirigentes se juega todos los días. 

2. LA CONSTRUCCIÓN DE PODER; “MUCHAS FLORES Y UNA SOLA PRIMAVERA”.

Esta consigna, de origen chino,  indica que las flores son los sindicatos de cada local y que la primavera es la negociación colectiva conjunta o en bloque. Esta fue la respuesta sindical más acertada a la segmentación de las empresas en múltiples razones sociales. Los sindicatos negociaron en superiores condiciones primero coordinando fechas de instrumentos colectivos distintos y luego sencillamente desconociendo la ley y forzando a las empresas a aceptar trabajadores que no estaban habilitados para negociar. Frentes a estas lógicas de trabajo distintas compañías iniciaron procesos de simplificación de Rut.

El papel de la Confederación fue significativo en esta etapa. Se transformó en el sostén de los sindicatos de cada holding. Respaldó la creación de Federaciones concebidas como instancias precisas para actuar en cada grupo de empresas o “colores” como se les dice en lenguaje de la Coordinadora. El luchar juntos superó las antiguas prácticas de solidaridad que consistían en enviar una carta, concurrir a saludar o aportar algunos pesos. En la Coordinadora sus distintos grupos de sindicatos deben respaldarse mutuamente más allá de lo formal.

Para crear una masa crítica suficiente de dirigentes se crearon Estatutos de las Federaciones que dieran cuenta de la horizontalidad que se deseaba al tener sindicatos por locales. Con esta lógica, ni personas ni grupos podrían controlar las federaciones, que serían alianzas de iguales. Así, los Estatutos establecieron Directorios de gran tamaño donde cada sindicato con menos de 250 socios tendría dos representantes y aquellos con más de 250 socios contaría con tres directores. Los Directorios cuentan con un Ejecutivo que permite el mando cotidiano. Esta solución orgánica tuvo virtudes evidentes, una de las cuales es el control social, nadie puede pretender hacer y deshacer en su sindicato que en realidad es parte de un cuerpo colectivo.

3. LA CONCEPCIÓN POLÍTICO-ORGÁNICA DE LA CONFEDERACIÓN.

En la experiencia chilena y considerando la legislación laboral vigente, las federaciones y confederaciones no son relevantes. Hay  muy pocos casos, en que gracias a liderazgos personales fuertes y respaldos políticos durables, se alcanzan determinados niveles de eficacia y eficiencia. Con estos antecedentes la Coordinadora nació legalmente en 2008 con dos atributos principales; una alta especialización (se concentró en el retail; las grandes superficies de comercio) y un diseño orgánico que evitará  su toma de control por parte de personas o grupos de sindicatos de un mismo “color”. En el Directorio de la Confederación pueden participar un número determinado de dirigentes con un tope máximo de cinco por “color”,  si representan más de 1.000 socios. Sobre esa cantidad de socios no hay cambios, entonces nadie puede imponerse a otros. Bajo cinco representantes el número de dirigentes a que se tiene derecho varía según el número de socios. Por ejemplo, si un “color” cuenta con menos de 300 socios se tiene derecho a un representante en el Directorio de la Confederación.

La especialización y la estrategia de crecimiento en ondas sucesivas desde Santiago al resto del país y desde las empresas principales del Retail a las demás, permite que hoy se haya resuelto instalarse en la totalidad de las regiones y abrirse a conjunto del comercio y servicios vinculados. En el nacimiento de la Confederación se crearon estatutos para esta etapa. Los Coordinadores Regionales tienen asiento en  el Directorio Nacional y dos tercios de las cuotas sindicales de la Confederación quedan en las regiones para ser allí administradas.

La doble fórmula de Participación en el Directorio y manejo directo de recursos otorga autonomía efectiva a las regiones en la Confederación.

4. NUESTRO CAMINO POLÍTICO-SINDICAL EN ESTE NUEVO CICLO POLÍTICO.

En la presentación señalamos que, a pesar de nuestra disposición, en la CUT no parece haber voluntad de aceptar nuestro reingreso. Al mismo tiempo  sentimos que en esa dirigencia no hay conocimiento de la realidad de los trabajadores del Retail. Así lo demuestra el respaldo al mal proyecto de Ley con que se busca superar el problema de las múltiples razones sociales de las empresas y el reciente acuerdo sobre el Ingreso Mínimo Legal. En fin, no se nos quiere representar o no se sabe como representarnos.

 

POR ESTAS RAZONES, LA CONFEDERACIÓN COORDINADORA DE SINDICATOS DEL COMERCIO AVANZARÁ HASTA TRANSFORMARSE EN LA CENTRAL DEL RETAIL.

LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DEL RETAIL Y DEL COMERCIO TENDRÁN UNA REPRESENTACIÓN PROPIA Y AUTÓNOMA. SIMULTÁNEAMENTE ESTAREMOS INTERESADOS EN EL DIÁLOGO Y LA COLABORACIÓN CON OTRAS ORGANIZACIONES, A ESCALA REGIONAL Y NACIONAL.

 

Destacado

Archivos Importantes

Redes Sociales

 

Sitios Amigos